¡Ufff! ¡Qué calor tenemos mami!

Llevamos varias semanas sufriendo olas de calor en España, y como bien recuerdan las autoridades sanitarias cada año en los meses que van de junio a agosto, hay que tener un especial cuidado en los peques (menores de cuatro años sobretodo)  ya que ellos están más expuestos a sufrir las posibles consecuencias de una exposición al calor intenso. Estas consecuencias pueden ir desde sufrir una hipertermia, o el conocido golpe de calor o la insolación, hasta sarpullidos en la piel y otras dermatitis provocadas por el sudor, el agotamiento por calor o los calambres en piernas y brazos. Para prevenirlos os dejamos algunos consejos: 

– Una buena alimentación con un alto contenido en agua para mantener  a los niños hidratados y a reponer las sales perdidas con el sudor. Preparales a los chiquitines comidas ligeras, con gran cantidad de verduras frescas y frutas, como ensaladas, zumos, macedonias o gazpacho.

– Mantenerse a la sombra. Si estamos en la playa, hay que hacerlo debajo de la sombrilla, el chiringuito, o a ser posible, en un recinto climatizado. Si la temperatura se va a mantener alta por muchos días, haz planes en familia que puedan hacerse en espacios climatizados, como una tarde en el cine, y deja las salidas al exterior (por ejemplo, comer en un restaurante), para las horas más fresquitas del día, como la tarde o noche.

– La ropa más recomendada es ligera y fresca, calzado transpirable, sombrero y gafas de sol. 

pie_playa

Deja un comentario