REFLEXIÓN ENVÍOS GRATUITOS

Hoy queremos haceros una reflexión acerca de los gastos de envío.

La empresa suele asumir los gastos de envíos de forma total o parcial con el fin de no ahuyentar al cliente, es algo que hemos normalizado pero los envíos gratuitos como tal, no existen. El vehículo que se desplaza hasta nuestro domicilio a entregarnos un paquete consume gasolina, el transportista que lo lleva tiene que comer cada día por lo que quiere un sueldo digno, etc.

Esta es una estrategia de marketing tiene la finalidad de aumentar las ventas a costa de reducir el margen de beneficio. Esto puede funcionar si eres una gran empresa, pero siendo una empresa pequeña, puede acabar asfixiándote.

A día de hoy, cuando pulsamos el botón comprar, empieza la carrera de relevos que llega a meta cuando el mensajero llama a tu puerta y entrega el paquete que has pedido. A lo largo de este proceso, alguien paga los gastos de envío “gratuitos”, que no hemos pagado a la hora de comprar: los repartidores que viven de forma precaria, servicios de mensajería deficitarios, el pequeño vendedor que reduce su margen arriesgándose a no poder soportar los gastos para poder competir en el mercado online, etc.

Pero esto no ha sido siempre así.

Antes la mentalidad que teníamos como clientes acerca de los envíos era muy distinta a la que tenemos en la actualidad. Concebíamos como algo normal pagar los gastos de envío, porque entendíamos que había un trabajo detrás de esa cadena, desde que hacemos el pedido en un ecommerce hasta que lo recibimos.

Pero esto tuvo un punto de inflexión cuando las grandes empresas empezaron a capturar clientes de forma feroz con ofertas agresivas, que llegaron para quedarse, como el envío y devolución gratis. Entonces las pequeñas empresas tuvieron que imitarlo para intentar competir en el mismo mercado, asumiendo de esta forma costes que no eran capaces de soportar, obligados a vender a precios que hacen que las cuentas no siempre salgan.

Por estos motivos, tenemos que volver a normalizar que no siempre nos encontraremos el envío, cambio y devolución gratis. Tenemos que entender que existen pequeñas empresas que tengan que parar en esta carrera de relevos, para asegurar la supervivencia de sus pequeños negocios, y de su vida profesional como comerciantes y artesanos. Negocios que si no queremos que desaparezcan, tenemos que apoyar entre todos.  

Deja un comentario