Actividades de verano con niños

ACTIVIDADES CON NIÑOS EN VERANO 

Viajar con los peques 

Viajar con los niños es muy divertido y en Calzados Picolines os podemos recomendar algunos lugares .

Para los amantes de la playa ¿qué os parece Menorca, Canaria o Alicante? No sólo disfrutaréis del mar sino también de parques temáticos, excursiones para avistar cetáceos y delfines, zoológicos y actividades al aire libre. Si preferís salir de España, pensad en Portugal, con sus bellísimas playas, sus parques de atracciones y sus museos infantiles. ¡Puede ser una gran idea!

Por supuesto, no podemos dejar de mencionar destinos clásicos como Madrid o Barcelona. Sin duda, os lo pasaréis pipa en cualquier lugar…

Excursiones con niños 

Existen cientos de lugares en España perfectos para disfrutar de un día al aire libre y, por qué no, de un picnic en familia. Siempre es bueno dejar las tecnologías y salir a disfrutar de la naturaleza . 

Parques temáticos

Si os gusta poner a prueba vuestros nervios, ¡no dejéis de visitar parques temáticos en España hay muchos ! y os esperan con juegos infantiles a pura adrenalina para adultos y peques.

Únanse a la fiebre del slime.

 Una tendencia nada nueva, ¿cierto? Sin embargo ahora existen una cantidad de ingredientes, colores y texturas para hacerlo aún más divertido. Si viven en un vecindario con muchos niños o si tu familia es numerosa, empujen los límites ¡y hagan una masa elástica ultra gigante!  

Cocinen juntos

 Aún en plenas vacaciones los niños pueden aprender. Haz que sea tu ayudante por un día y enséñale a medir los ingredientes, permite que mezcle todo y experimente con las texturas, sabores y colores.

Campamentos infantiles 

Las vacaciones de los niños son mucho más largas que las de los adultos, siendo éste motivo de aburrimiento para muchos peques que no saben cómo entretenerse en el hogar mientras los papis trabajan. Los campamentos de verano son una excelente solución a este problema. Los niños no sólo pasan un buen rato sino que también conocen a otros niños, hacen nuevos amigos e interiorizan valores como el respeto  y la solidaridad. 

Jueguen al aire libre.

 Es una idea obvia; de hecho, ¡es lo que más queremos las madres en tiempos modernos! Pero ayúdate de papá para crear columpios con cauchos viejos o circuitos de juego con materiales reciclados. ¡Será un proyecto único!

Visitar los museos de tu ciudad

Fomenta la cultura en tus hijos. Seguro que por muy grande o pequeño que sea tu lugar de residencia cuenta con vida cultural. Investiga y sorprende a tus hijos con una visita cultural a museos o monumentos importantes. Haz que se sientan exploradores y que descubran todo lo que su ciudad puede hacer por ellos culturalmente. Además, muchos museos en verano cuentan con actividades infantiles pensadas especialmente para ellos.

Ir al zoo o pasar el día en un parque acuático

Animales y agua. Quizá dos de las cosas que más le gustan a un niño. Prepara los bañadores y apúntate a llevarlos a uno de esos parques que tienen piscinas y toboganes para que disfruten al máximo. Y si en tu localidad no tienes ninguno cerca, siempre puedes planear una visita a un zoo o a una protectora de animales (que admitan visitas) para que tengan contacto con la naturaleza.

Ir al cine de verano o montar un cine en casa

Si dispones e una terraza, una sábana y un proyector ¡Ya lo tienes todo para un cine de verano! Dispón cojines por le suelo, un mesa pequeña para la cena, las palomitas, pipas, helados, etc.   Ahora falta lo más difícil poner de acuerdo a toda la familia para elegir la película.

Anímalo a tener “souvenirs” de verano. 

Tomen cualquier piedrita de forma extraña, conchas marinas, u objetos curiosos y escríbanle el mes y el año. Será un grato recuerdo de sus momentos juntos.

Planten un huerto de frutas o vegetales. 

El verano es perfecto para la siembra, y contrario a lo que crees, no es una actividad complicada. ¡Para tus niños será toda una aventura! Desde comprar el abono y las semillas, plantarlas y regarlas diariamente, tus hijos tendrán una tarea que los mantendrá ocupados por semanas. Te aseguramos que la carita que pongan al ver crecer y comer lo que cosecharon, ¡no tendrá precio!

Deja un comentario